Fumigaciones GNT | Control de pulgas

El primer signo característico que reconocerás si tu mascota tiene pulgas es el rascado frecuente, esto se debe principalmente al prurito provocado por las picaduras de las pulgas.

Además podrás notar como el animal comienza a lamer aquellas zonas de su cuerpo que se vean mayormente afectadas por la plaga. Este comportamiento suele verse acompañado por mordiscos que provocaran lastimaduras e infecciones en tu mascota. Por tal motivo es tan importante realizar un control de pulgas periódico, evitando que se agrave la situación.

Es normal que tu mascota se encuentre muy inquieta si sufre una infección de pulgas debido a las molestias ocasionadas por las mismas, y su temperamento puede llegar a volverse inestable y agresivo.

Es realmente difícil en la mayoría de los casos lograr una visualización directa de la plaga, pero podemos notar evidencias indirectas de la presencia del parásito. Una de ellas es el hallazgo de materia fecal de la pulga entre el pelaje del animal. Será de color rojizo. Otra evidencia es la presencia de laceraciones sobre la piel de la mascota, siendo las mismas las producidas por las picaduras de la pulga.

Es muy importante, con el fin de erradicar la plaga, contactar con un profesional en el control de pulgas. Ya que eliminar las pulgas del animal no termina con la plaga, siendo necesaria una desinfección completa del ambiente.

 

Contactate con nosotros y te asesoramos GRATIS!