Datos útiles a tener en cuenta con respecto al Dengue

 

El dengue es una enfermedad viral aguda que puede afectar a personas de cualquier edad, siendo más susceptibles los niños y las personas mayores y cuyo vector o agente transmisor es el mosquito Aedes aegypti (Clase: Insectos, Orden: Dípteros).
Es una afección eminentemente urbana y en Asia se han citado a otros mosquitos del género Aedes como vectores de menor importancia, pero no en América.
El dengue se puede presentar de dos formas: ya sea como Fiebre del Dengue, siendo de tipo viral rara vez es causal de muerte. O bien cómo Fiebre Hemorrágica del Dengue, la cual se presenta de manera más aguda y puede ocasionar hemorragias y ser causante de decesos, la misma es mas grave en niños.

Características del mosquito Aedes Aegypti:
Larva: se desarrolla de manera acuática, prefiriendo depósitos de agua poco profundos. Se mantiene en posición casi vertical, nadando con movimientos serpentinos. Es sensible a cambios de bruscos en la intensidad de luz, descendiendo al fondo al ser perturbadas. Presentan un cuerpo liso, con la cabeza mas ancha que larga, el tórax es globoso con dos espinas a cada lado. Poseen un abdomen con nueve segmentos e hileras rectas de siete a doce escamas en el octavo segmento.
Existen cuatro estados larvales, siendo que el cuarto puede prolongarse varios meses ante condiciones adversas. El ciclo dura de siete a catorce días, pero puede reducirse a sólo cinco días.
Pupa: Es de tamaño pequeño. Flota en el agua y tiene paletas natatorias abdominales con un pelo. La duración en este estado es de dos a tres días.
Adulto: Tiene un tamaño de aproximadamente cinco milímetros de largo, con detalles morfológicos visibles con lupa de mano o con estereomicroscopio. El cuerpo es de color oscuro con manchas blancas en su dorso. Presenta alas oscuras con antenas filiformes, plumosas en los machos. Sus patas son oscuras con fémures y tibias revestidas de escamas claras. El abdomen es agudo con franjas basales y manchas laterales.
Los machos son fitófagos y las hembras son hematófagas previo a la oviposición (desove).
Viven aproximadamente un mes.
Se aparean generalmente en el vuelo.
Cómo lugar de reposo prefieren sitios oscuros, mayormente en el interior de viviendas (paredes, techos, cortinas y debajo de muebles).

Ecología del mosquito:
Lugar de origen: probablemente África.
Se ha detectado al mosquito en las ciudades de Buenos Aires y Rosario, durante todo el año, aunque los mismos no estarían contaminados con el virus. Se están realizando estudios de densidad poblacional y hábitos de desove.
La hembra es una picadora tenaz, generalmente durante las horas del día. Produce desoves de 100 a 300 huevos, dos a tres días después de alimentarse con sangre. Cada hembra deposita sus huevos en recipientes sombreados donde se pueda acumular agua, tanto en domicilios como en peri-domicilios (floreros, macetas, bebederos, baldes, charcos, cubiertas viejas, etc.) de viviendas, cementerios, lugares de cría de animales, fuentes ornamentales de parques, letrinas, pozos o construcciones abandonados.
En ambientes naturales los desoves se encuentran en huecos de troncos de árboles o rocas.
Los huevos presentan una gran resistencia a la desecación, resistiendo durante el invierno. Cuando las condiciones de temperatura y humedad son las propicias, se hidratan y eclosionan, es decir, salen del huevo larvas pequeñas.
La hembra vuela poco, generalmente no se aleja más de 50 m durante su vida. Es probable, por consiguiente, que haya más transporte pasivo de huevos y larvas en recipientes que transporte activo del insecto.

Propagación de la enfermedad:
La misma se propaga por la picadura de hembras que han adquirido el virus al picar personas infectadas. Pican por la mañana o al caer la tarde y lo hacen en las extremidades inferiores o manos de personas y animales domésticos.
El período de incubación es de cinco a seis días después de la picadura. El contagio puede darse desde un día antes de la aparición de los síntomas hasta 5 días después.

Síntomas:
– Fiebre.
– Alta cefalea.
– Dolor muscular y de las articulaciones.
– Pérdida del gusto y del apetito.
– Erupción tipo sarampionosa en pecho y extremidades inferiores nauseas y vómitos.
– Dolor de estómago intenso y continuo hemorragias nasales, bucales o gingivales.

Se considera que es una enfermedad en expansión, fundamentalmente debido a:
El incremento del turismo y viajes en general, que posibilita que una persona se contagie en un lugar y al volver a su sitio de origen, transporte el dengue. En caso de ser picado por el vector, se convertiría en un foco de difusión.
El aumento global de la temperatura, lo cual ha incrementado el área potencial del insecto. Existen estudios que relacionan el fenómeno de El Niño con un aumento de la incidencia del contagio del dengue.
Problemas de miseria que condicionan hábitos de higiene, pocas campañas de prevención y menores servicios de salud.

Prevención:
– Desechar todos los objetos inservibles que estén al aire libre y que sean capaces de retener agua.
– Mantener boca abajo los recipientes que no estén en uso.
– Eliminar todos los recipientes que contengan agua.
– Despejar canaletas de techos para que corra el agua.
– Vaciar baldes y otros recipientes que puedan acumular agua.
– Control químico (uso de insecticidas) y biológico (uso de peces larvívoros para eliminar las larvas del mosquito).
Las acciones individuales, si bien importantes, no son suficientes, sino que es necesario la intervención de toda la población y las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.

Vacunas:
No existen actualmente, ni otra forma de prevención que eliminar el mosquito.

Ante la presencia de síntomas:
– Concurrir a un centro asistencial a los efectos de poder hacer un diagnóstico pertinente.
– Hasta la llegada al centro de salud no realizar grandes esfuerzos físicos y mantenerse hidratado.
– No debe suministrarse aspirina, ya que este medicamento disminuye la capacidad de coagulación de la sangre.

 

Contactate con nosotros y te asesoramos GRATIS!